Ciudad Victoria, Tamaulipas
Alberto Guerra Salazar
Crónicas Políticas




Debutan con la renuncia en la bolsa
02/10/2013


Enrique Peña Nieto visitó ayer Ciudad Victoria para darle una lavada de cara al gobierno federal pero no todo fue una pérdida de tiempo pues también fue ocasión propicia para el apapacho recíproco y el cachondeo político.

Vino el Presidente a la Capital de Tamaulipas acompañado por el titular de SAGARPA Enrique Martínez y Martínez pero no trajeron nada en el morral, ni siquiera el anuncio de nuevos programas de productividad, sólo buenos deseos de pronta recuperación tras del embate de la tormenta tropical Ingrid.

Dijo Peña Nieto en su mensaje que de las 22 millones de hectáreas del país, sólo 569 mil resultaron con daños pero que la SAGARPA tiene instrucciones de brincarse el burocratismo para entregar de manera más rápida los apoyos a los afectados.

También dijo que no se permitirán que algunos comerciantes aprovechen la trágica circunstancia para usarla de pretexto y encarecer alimentos y otros productos básicos. Muy bien, pero eso ya lo había anunciado en otros foros, en el pasado.

Le faltó decir al Presidente, como excusa justificatoria de su incursión de tres horas por Tamaulipas, que también ordenó a la Secretaría de Hacienda hacer dispensa transitoria de pago de ciertos impuestos a contribuyentes de regiones afectadas por los fenómenos naturales. Le hubiera servido para terminar de adornarse.

No habló el Presidente de la República de la inseguridad que asuela a Tamaulipas pese a las millonadas de dinero que le cuesta a los paga-impuestos locales el mantener aquí a fuerzas federales; tampoco mencionó sus promesas de campaña ni una fecha de regreso para cumplir una visita formal, tranquila, de interlocución, de diálogos y no de monólogos.

En algunas entidades federativas como Guerrero, han surgido denuncias contra funcionarios del gobierno federal porque supuestamente no advirtieron del peligro o porque no les llevan auxilios.

(La prensa chilanga ha crucificado al coordinador nacional de Protección Civil, un licenciado en turismo, por haber andado en Las Vegas cuando pegaron simultáneamente a México Ingrid y Manuel).

Hubo cientos de acarreados en autobuses de línea y también vigilancia extrema; muchos alcaldes interrumpieron en sus ciudades las carreras de calentamiento que habían arrancado apenas el día anterior cuando se estrenaron en los cargos. Fueron testigos de palo, como la gran mayoría de los asistentes.

Por supuesto, el Gobernador Egidio Torre Cantú dio una cordial bienvenida en el Polyforum Victoria al Presidente Peña Nieto y a su comitiva por la coordinación establecida para tender puentes de apoyo a los damnificados de 33 municipios.

El flamante alcalde Alejandro Etienne Llano lució su mejor sonrisa instalado en el presídium, como que empieza a tomarle el gusto a las candilejas políticas. Ramiro Ramos Salinas fue presentado por el maestro de ceremonias como presidente de la junta de coordinación política del Congreso local, aunque todavía no recibe formalmente el cargo.

(Es como si a estas alturas, Etienne Pérez del Río pidiera que le den trato de Rector. Pérate, vas para allá pero hay que cumplir las formas).

También causó extrañeza que Humberto Filizola Haces y Alvaro Villanueva Perales ocuparan asientos de primera fila secundaria arriba del templete teniendo como vecino a Baltazar Hinojosa Ochoa, pues no encabezan organizaciones campiranas.

Atrás de ellos estaba instalado don Carlos Díez Gutiérrez Coleman, él si presidente de una  Unión de Silvicultores y Empresarios Forestales, aunque sus detractores les gusta abreviar su actividad: es tala-montes.

Filizola se la pasó chacoteando con Baltazar aunque sólo en los minutos en que este ahora funcionario de SAGARPA permanecía sentado pues no dejaba de bajar para saludar gente, dejarse abrazar y decirse sorprendido cuando le preguntaban con malicia por su proyecto de convertirse en candidato a Gobernador.

(Cuando el Presidente abandonó el templete se detuvo con Baltazar para intercambiar chistes, a juzgar por sus sonoras carcajadas. Al despedirse, el dedo presidencial le tocó el pecho y la carita de Baltazar se iluminó con más intensidad que Las Vegas de noche, como rogando que se repita en 2016 ese “dedazo”).

Bajó Peña Nieto por el pasillo equivocado y un edecán militar lo quiso enmendar pero no le hizo caso. Paseó de ida y venida para darse el gusto saludar y retratarse con una multitud que aventaba, atropellaba, jaloneaba, con tal de estar a su lado.

Sorprendió que le dedicara el Presidente muchos minutos a Miguel de la Rosa Medrano y uno de sus amigos (de Miguel) bromeó diciendo que le estaba dando reportes de los cocodrilitos que ha salvado como delegado de PROFEPA.

También dio trato cordial al repudiado dirigente sindical del magisterio Rafael Méndez Salas, como si fueran conocidos.

De salida, Peña Nieto accedió al ruego de David López, su jefe nacional de prensa, para acercarse a su colega de Tamaulipas, Guillermo Martínez García, a fin de presentarle a colegas de Tamaulipas.

Enrique saludó y se tomó fotografías con Fernando Martínez, alto ejecutivo de Tele-Azteca Nuevo León-Tamaulipas; la licenciada y diputada local suplente de Río Bravo Sarita González y su hijita; Luis Enrique Villarreal Terán, su hermano Javier y su papá Javier Villarreal Salazar; Carlos Arturo Guerra Velasco, editor de Contacto de Matamoros; José Cárdenas del Avellano y su hijo del mismo nombre, presidente del PRI victorense.

Héctor Sandoval, de Noticiero de Victoria, fue más afortunado, por llamarlo de algún modo, pues no sólo se fotografió con el Presidente de la República, sino que le hizo una breve entrevista para algún programa radiofónico pues la grabó, o a la mejor fue una transmisión en vivo.

Allí mismo, Guillermo Martínez García le aclaró a Sandoval que su chisme político es cierto y a la vez es mentira, pues sí acertó con su comentario periodístico que se iba al Distrito Federal, pero es mentira que sea para permanecer allá porque renunció a la coordinación de comunicación social del gobierno del Estado.

 “Sí fui al Distrito Federal el día 12 pero regresé a Ciudad Victoria el día 13”, dijo Guillermo y él mismo festejó la ocurrencia con carcajadas.

A propósito de periodistas, todos quedaron prendados de la hermosa Paloma, una muchacha del staff del jefe de prensa presidencial David López, pues además de que aventaja a la más guapa edecán de Televisa, es una modelo en atenciones.

(David López le pidió a Manuel Cristóbal Montiel Garduño que salude con afecto de su parte a su padre don Manuel Montiel).

Fue un momento de buen humor cuando Jaime Ariel Torres Castillo le preguntó a sus amigos periodistas por qué lado andaba el secretario general de gobierno Herminio Garza Palacios.

--“Ni te molestes en saludarlo, anda muy ocupado atendiendo a los invitados”, alguien le recomendó, pero él replicó con tono de pocos amigos: “nomás quiero agradecerle que no me conteste las llamadas telefónicas”, y renglón seguido confidenció que es ingrato y amnésico.

De los alcaldes que alcanzamos a atisbar en el Polyforum destacan José Elías Leal, de Reynosa y a su lado Carlos Cantúrosas Villarreal de Nuevo Laredo; Gustavo Torres Salinas Tampico y Leticia Salazar Vázquez de Matamoros.

Antes de venirse a Victoria a perder el tiempo, Leticia entregó más nombramientos con el curioso agregado de que simultáneamente, sus nuevos colaboradores firmaron también sus respectivas renuncias, por si acaso no dan el kilo completo.

Sandra García Guajardo tomó posesión como directora de cultura, y el profesor José Flores Ramírrez se hizo cargo de la dirección de educación. En deportes del municipio de Matamoros se confió el cargo a Alejandro Vázquez Ramírez.

Para atender los asuntos de alumbrado público, Jesús Quintana Alba tomó las riendas de la dependencia, en el entendido de que se trata de una de las prioridades de Leticia, que cumplirá en el corto plazo.

Por su parte, Gustavo Torres Salinas hizo en su primer día de trabajo un encuentro con periodistas con quienes almorzó, luego se fue a dar el banderazo de pavimentación de dos calles y más tarde visitó un albergue del sector Moscú, donde hubo inundaciones.

Torres Salinas empezó con dinamismo e ímpetuo su gestión edilicia pero tuvo que interrumpir para atender la cita victorense.



Correo electrónico del autor: albertoguerra65@hotmail.com
Mapa del SitioContactanos Email
© 2011 - 2012 Todos los derechos reservados. Meridiano de Hoy,
Compañía Periodística Nacional.
Resolución Mínima 1024 X 768